El festival Glastonbury es el evento cultural más importante de Reino Unido y uno de los principales del mundo. Lo que sucede en cada edición tiene una repercusión clara en la vida del país, más allá de círculos estrictamente musicales. Este año la noticia ha sido que el cartel de uno de los 3 días del evento lo encabezara por primera vez un artista británico negro en solitario, Stormzy. Se trata de uno de los máximos exponentes del grime, un género nacido en las islas británicas y que dista mucho de los sonidos mainstream que lideran estos carteles o incluso de sonidos tradicionales de rap.

El esperado show se produjo el 28 de junio. En lo musical el artista de Croydon (sur de Londres) hizo un show impecable incluyendo temas de su primer y único LP "Gang Signs & Prayer" y los dos primeros singles de su próximo LP, "Vossi Bop" y "Crown". En un guiño al mainstream le acompañó Chris Martin de Coldplay y en muchos guiños al grime homenajeó a leyendas como Wiley, Dizzee, Skepta, Giggs, Ghetts, Kano, Tinie Tempah y Lethal Bizzle y a nuevos artistas como Unknown T, Little Simz, Geko, Bugzy Malone, Nadia Rose o Novelist. También le acompañó el otro hombre del momento del rap británico, Dave. La puesta en escena a nivel técnico y de coreografías estuvo a la altura de lo esperado, con rumores de haber sido el show de más presupuesto en la historia del festival.



La sóla presencia del artista en el principal puesto del cartel fue en sí un mensaje contra la discriminación racial. Pero el artista también sampleó un discurso de David Lammy, representante de Tottenham en el parlamento británico y a día de hoy la voz más potente del país en defensa de las minorías raciales, en el que se hacía referencia al modo en que el sistema judicial criminaliza de forma muy desproporcionada a jóvenes negros. Incidió en sus ataques a Boris Johnson, el que seguramente será próximo primer ministro desde julio y que cuenta con una larga lista de declaraciones racistas, xenófobas, islamófobas y sexistas a sus espaldas y un parecido incluso físico a Donald Trump. Como denuncia de la oleada de asesinatos por arma blanca que sufre el país (de nuevo afectando principalmente a minorías raciales), llevó un chaleco anti puñaladas decorado con una Union Jack y diseñado por Banksy. Jeremy Corbyn, líder del partido laborista, dijo que el show pasará a formar parte de la historia cultural del país.

Fecha publicación: 1-7-2019